Article Image
de lectura

Símbolos

El sentimiento de la cienfuegueridad, un tanto exacerbado por los vecinos de la Perla del Sur, naturales o foráneos, se convirtió casi en una nacionalidad. De esa forma Cienfuegos tiene símbolos, y atributos como cualquier nación. Entre los símbolos se cuentan los siguientes.

Bandera de Cienfuegos

La Bandera de Cienfuegos debe su diseño a la pedagoga, poetisa y patriota cienfueguera Clotilde Antonia del Carmen Rodríguez López, “La Hija del Damují”, quien bordó el primer ejemplar para que su amigo el General Germán Barrio Howard la enarbolara en los campos insurrectos de Cienfuegos durante la Guerra de los Diez Años (1868-1878).

Bandera de Cienfuegos

Utilizando los colores de nuestra enseña nacional elaboró las tres franjas verticales que la adornan. Sobre el fondo rojo colocó la estrella solitaria. Al centro, sobre fondo blanco, colocó el Escudo de Cienfuegos en cuyo lema se lee “Fe, Trabajo y Unión“. La fraja azul está adornada con la cruz cristiana en blanco, evocando a la patrona de la ciudad, la advocación mariana como Inmaculada Concepción (el azul es el color de dicha devoción).

A pesar del general conocimiento por los residentes en Cienfuegos de este símbolo de la ciudad, fue Pedro Modesto Hernández Hernández quien la sacara del olvido durante la celebración del primer centenario de la ciudad en abril del año 1919 (por éste y otros aportes a la ciudad puede llamársele el “Padre de la cienfuegueridad“).

También como parte de los festejos por el primer centenario de la ciudad, y promovido una vez más por Pedro Modesto Hernández, un busto de “La Hija del Damují” fue inaugurado en 1921 sobre la esquina sudoeste del Parque Martí (intersección de las calles Bouyón y San Fernando), donde descansa tranquilamente, gracias al desconocimiento de la mayoría de los cienfuegueros y sin que nadie le rinda homenaje de recordación orgullosa y agradecida.

Escudo de Cienfuegos

El Escudo de Cienfuegos es uno de los símbolos de esta ciudad más tergiversado a través de los años. Fue diseñado en 1831 por Agustín Santa Cruz y de Castilla, benefactor de la villa y establecido en la región de Jagua desde antes de la fundación de la Colonia “Fernandina de Jagua” en 1819. Sus contemporáneos lo describieron como “persona aficionada y competente en asuntos heráldicos“.

Escudo de Cienfuegos

En 1848 una Real Orden concedió permiso a Cienfuegos, ya con el título de villa que ostentaba desde hacía casi 20 años (1829), a blasonar un escudo propio. Ese mismo año fue nombrada para decidir sobre este tema una comisión del Ayuntamiento, integrada por José Gregorio Díaz de Villegas y Caballero (yerno de Santa Cruz, el diseñador), y Enrique Zaldo, conocido por sus ideas liberales. En la sesión de aprobación comenzaron las tergiversaciones alrededor del escudo: Zaldo propuso sustituir el lema donde se mencionaba la fe cristiana por “Paz, Justicia y Moralidad”. Hasta donde conozco, a pesar de haber sido aprobado oficialmente por el Ayuntamiento ese propio año, nunca llegó a solucionarse este dilema.

Según el veterano de la gesta de independencia, arquitecto e ingeniero Miguel Aurelio Talleda Lugones (proyectista del edificio para el Ayuntamiento de Cienfuegos), el escudo original estuvo vigente hasta 1879, sin que aportara la fuente de dicha información. Por otra parte, en el período de la primera intervención norteamericana (1899-1902), se utilizó en Cienfuegos un escudo con una estrella solitaria en su parte superior, en sustitución de la corona mural de cinco torres, símbolo de la monarquía española.

Vitral en la fachada sur del edificio del Ayuntamiento, con el diseño tergiversado del Escudo de Cienfuegos

Ahí no se detuvo la polémica tergiversadora. En 1910, el Ayuntamiento de Cienfuegos aprobó oficialmente un escudo soportado por un haz de varas, cuyo extremo inferior asoma por debajo del vértice de la ojiva, y el superior por la parte central del eje del escudo, sosteniendo como coronamiento un gorro frigio vuelto hacia la derecha, con una estrella pentagonal al frente. Está rodeado por una rama de cafeto a la derecha y una de caña de azúcar a la izquierda, cuyas puntas se inclinan hacia el centro sobre el eje. En la parte inferior ondea una banda con la inscripción en Latín “Labor omnia vincit” (el trabajo lo vence todo). Más aún, en 1921 el Ayuntamiento acordó que en los documentos oficiales, los concejales, los policías y otros funcionarios públicos, utilizaran un sello de no más de dos centímetros de diámetro con ese diseño, aclarando el mismo era con gorro frigio. Por si fuera poco, en 1932 volvió a aprobarse por el Ayuntamiento, describiéndose en el acuerdo la imagen del escudo inicialmente aprobado en 1910.

Escudo en la fachada principal del Liceo de Cienfuegos, actual Biblioteca Provincial

Ese mismo año 1921, al inaugurarse el nuevo edificio del Liceo de Cienfuefuegos, lo hizo con una tercera variante de diseño en lo alto de su fachada principal: esta vez sin corona mural de cinco torres ni gorro frigio.

En 1924, en ocasión de decidir cuál escudo de la ciudad colocar en la pilastra de los leones del Parque Martí, se desarrolló una intensa y prolongada polémica pública a través de la prensa, entre detractores y defensores del nuevo diseño. Evidentemente primó el respeto a la tradición sobre el clientelismo político.

La más sólida de las razones para mantener el diseño original de Santa Cruz, además del respeto a la tradición, es el hecho de que La Hija del Damují, incuestionable por su labor patriótica y pedagógica, al bordar la bandera que se usaría nada menos que en los campos insurrectos de Cuba, lo hizo con el diseño original. ¿Qué podemos aportar después de eso?

Algunos lugares de la ciudad donde se puede apreciar en su versión original el Escudo de Cienfuegos son: en la Estación de Bomberos de la ciudad; coronando el cenotafio a Pedro Modesto Hernández en el Prado de Cienfuegos; así como en el monumento donde descansan los restos del fundador Luis De Clouet en el cementerio “Tomás Acea”, hermosa obra del escultor cienfueguero Juan García. Algunas de las variantes de corte nacionalista pueden encontrarse coronando la fachada principal del edificio del Liceo de Cienfuegos, actual Biblioteca Provincial; y en un vitral enorme, visible desde la escalera principal del edificio del Ayuntamiento, sobre su fachada sur (no olvidar que el proyectista de esa construcción fue don Miguel A. Talleda).

Escudo sobre una de las pilastras del Parque Martí

El escudo original se usó hasta 1959 para adornar los actos sociales, así como en la medalla que otorgó anualmente el Ateneo de Cienfuegos, en mi opinión el premio más representativo de la cienfuegueridad entre los conferidos hasta hoy.

Himno de Cienfuegos

El Himno de Cienfuegos es resultado de un concurso efectuado como parte de los festejos por el primer centenario de la fundación de la ciudad, que exigía en sus cláusulas contener el lema del Escudo “Fe, Trabajo y Unión, así como que fuera una partitura para coro. Resultaron ganadores Atanasio Rivero, autor de la letra y José Mauri, musicalizador de la obra.

Fue ejecutado por primera vez en el Teatro “Tomás Terry” por la Banda Municipal de Música y el coro “Orfeón”, con arreglo y bajo la dirección del Maestro Agustín Sánchez Planas.

Clotilde del Carmen Rodríguez, conocida por el pseudónimo literario de “La Hija del Damují”, pedagoga, patriota y escritora

Atributos

Los atributos de Cienfuegos son el árbol de Jagua, la flor de Marilope y el camarón. Ellos han sido objeto de canciones, leyendas, y pinturas.

Entre las más conocidas de esas expresiones están la leyenda de la Marilope, cuya publicación promovió Pedro Modesto Hernández durante los festejos del primer centenario de la ciudad, con la edición del periodista y escritor Adrián del Valle. La canción “Marilope”, compuesta por José Ramón Muñiz en 1963, basada en la leyenda homónima. También durante la celebración de los aniversarios de la ciudad, era costumbre que las damas llevaran la flor como adorno.

El árbol de Jagua figura en el nombre de la colonia “Fernandina” fundada en 1819, antecedente de la ciudad, habiendo sido mencionado mucho antes en las crónicas de los primeros colonizadores de la Isla, como Sebastián de Ocampo, Diego Veláquez y el Padre Fray Bartolomé de las Casas, para designar la región alrededor de la bahía. Durante el segundo y tercer decenio del siglo XX un parque de diversiones de la ciudad, también utilizado para bailes y proyecciones cinematográficas, llevo el nombre de este árbol. La jagua fue escogida como símbolo por el Club Rotario de Cienfuegos, una de las asociaciones más dinámicas de la vida social de la ciudad. En 1921, cuando un grupo de cienfuegueros crearon la primera logia de Orden de Oddfellows, decidieron denominarla “Jagua Nº 21”. Hasta un periódico de los años trenta llevó el nombre de “Jagua”.

Por su parte el camarón, desaprecido de la mesa de los cienfuegueros desde hace 50 años, era un plato relativamente barato y frecuente en bares y actividades sociales. El equipo de beisbol de la pelota amateur de Cienfuegos tuvo durante muchos años al camarón como su símbolo. Por último mencionaré la múltiple alusión que hace José Ramón Muñiz en su canción “Luna Cienfueguera”, estrenada en público en 1949, a la labor de los camaroneros dentro de la bahía. Verdadero canto a la ciudad, fue considerada casi como un segundo himno por los cienfuegueros hasta 1959, sin que entonces se conociera la canción del genial Benny Moré, cuyos éxitos fueron comentados por la prensa local, pero como un intérprete que triunfaba en el extranjero.

Como atributos me atrevería a incluir de manera personal la tenencia en nuestra ciudad del Acta de Fundación y de los restos del fundador Luis DeClouet.

Ceremonia de lectura del Acta de Fundación representada cada año en el Parque Martí, siguiendo la tradición establecida por el Ateneo de Cienfuegos.

El original del Acta de Fundación, firmada el 22 de abril de 1819 por Luis De Clouet y varios colonos distinguidos, se conservó en manos de los descendientes de De Clouet hasta el año 1954, en que fue entregada al Ateneo de Cienfuegos, el más celoso guardián de las tradiciones y atributos relativos a la cienfuegueridad. Aunque no se han encontrado documentos que atestigüen la realización de una ceremonia en ocasión de la firma del acta, según testimonios orales y recogidos en cartas, se realizó una ceremonia algo pintoresca e inusual, que incluyó, según los testimonios, el sacrificio de una paloma macho, y que muchos historiadores describen como una misa. Hasta donde conozco la historia de la Evabgelización en Cuba y la historia de la Iglesia Católica en la Isla, resulta muy poco probable, dadas las condiciones litúrgicas de la época para realizar una Eucaistía, que ésta se halla realizado con semejantes prácticas. Téngase en cuenta, además, que la máxima autoridad en el lugar, Luis De Clouet, era un oficial monárquico, con años de servicio a los reyes de España.

A su vez, los restos del fundador Luis De Clouet fueron transportados en 1958 desde Córdoba, ciudad española donde falleció y fue enterrado, en uno de los actos cívicos más difíciles entre los realizados en la Isla. Para ello fue necesario recopilar recursos, hacer coordinaciones internacionales y, sobre todo, poner mucho esfuerzo por parte de la comunidad cienfueguera, destacada en el culto a su ciudad. Algunos después de 1959, describieron este evento como politiquería por parte del entonces Alcalde de Cienfuegos Reinaldo Pino Varas, condenado a treinta años de prisión después del triufo popular de 1959.

Para hacer esta acusación se omitieron varios detalles, como que la intención de traer los restos de De Clouet es muy anterior al período de mandato de Pino Varas, así como del comienzo de su ejecución práctica. Por demás, los restos descansaron en la bóveda de un banco cienfueguero durante decenios, en un proceso poco reconocido por las autoridades actuales y menos aún explicado. En una especie de desagravio, en el aniversario de la fundación del año 2009, en ceremonia pública, los restos del fundador fueron trasladados al hermoso y significativo túmulo mortuorio diseñado por el escultor cienfueguero Juan García.

Invitamos a cualquier cubano para que mencione alguna ciudad de la Isla que tenga y conserve dignamente, como Cienfuegos, bandera, escudo, himno, acta de fundación y los restos de su fundador en lugar destacado. Si ello fue posible, se debió a la cienfuegueridad cultivada por los residentesde Cienfuegos durante sus primeros 140 años.

Blog Logo

Ing. Eloy M. Viera Moreno

Enamorado de la ciudad que lo acogió por más de treinta años. Dedicado cultor de la cienfuegueridad.


Publicado

Image

Cienfuegos de Cuba

Detalles interesantes sobre la Perla del Sur y la actualidad cubana

Regresar a la Página Principal