Article Image
de lectura

La difusión de la impronta dejada por el catolicismo en la ciudad de Cienfuegos, lucha todavía hoy contra varios oponentes. El primero es el ateísmo militante practicado y difundido por el gobierno durante las primeras más de tres décadas “revolucionarias”, así como el carácter “laico” del Estado en las casi tres últimas. Difícil de extirpar, el ateísmo militante es aún una posición cómoda para las autoridades locales, por la cual reciben, como mínimo, la comprensión de sus superiores. El segundo, precepto constitucional establecido oficialmente desde 1991, se expresa en la práctica local como un “sí, pero no”, según el cual, por ejemplo, el intercambio sobre la religiosidad popular (católica por supuesto), se confunde generalmente con “proselitismo religioso”. Hace un par de años, presencié como la máxima jerarquía de la cultura en esta ciudad ordenaba a un ponente de un encuentro nacional de bibliotecarios, interrumpiera la exposición sobre la Catedral de Cienfuegos porque, “esos temas de proselitismo religioso no se pueden tratar aquí”.

Por otra parte, la influencia de la comunidad católica en los destinos de la ciudad, testimoniada en la sorprendente cantidad de templos construidos, en el alcance de la educación católica, y, sobre todo, en su labor caritativa, es una de las demostraciones, a su vez, de la índole esencialmente hispana de la cienfuegueridad. Se contrapone entonces al llevado y traído temperamento francés de este pueblo, a tal extremo, que los encuentros anuales para celebrar el día de la fundación, los organiza la Sociedad de Descendientes de Franceses (excelentes eventos de intercambio donde participan prestigiosos especialistas). Ello tiene que ver con los subsidios financieros, los intercambios universitarios y otras colaboraciones, mayoritariamente de origen galo, lo que impone una desproporción en los temas tratados, a veces excluyente de la real y profunda raíz española de esta villa.

Una vez ubicados en contexto, les ofrezco hoy un resumen de las huellas dejadas por las advocaciones marianas (el amor a la Virgen María) sobre la arquitectura y toponimia de la ciudad y de la comarca en general. Ésta es una minúscula parte de la impronta del catolicismo sobre el territorio cienfueguero. Más adelante, de a poco, trataremos el resto de las aristas de este fenómeno.

Y es que la devoción católica a la Virgen María entre los cubanos es uno de esos ejemplos cuyas huellas, sean directas, -originadas por un claro sentimiento piadoso-, o indirectas -producto de la tradición establecida por ese mismo sentimiento-, pueden encontrarse verticalmente a través de todos los estratos y ambientes componentes de su sociedad, así como horizontalmente en el transcurso histórico desde los comienzos de la conquista hasta hoy. Para demostrarlo bastaría inventariar a las mujeres de nuestro entorno cuyos nombres tienen su origen en el culto a la Virgen, tales como María, Caridad, Inmaculada, Asunción, Pura, Consolación, Mercedes, Guadalupe y otros tantos. Si incluimos la toponimia, entonces las denominaciones de poblaciones, fábricas, trapiches, ingenios y centrales azucareros haría la lista de ejemplos interminable.

Una medida de la difusión territorial de la devoción mariana en sus diversas advocaciones, son los templos dedicados a ella. A continuación muestro la distribución sólo de los templos con categoría parroquial difundidos por la Isla (quedan fuera infinidad de pequeños templos, capillas, oratorios, colegios y otros), en dos años: en 1903 y en el 2000, lo que permite la comparación. Adicionalmente, en una tabla, la agrupación de dichos templos por advocaciones, en cada uno de los dos años.

Año 1903. Distribución de los templos parroquiales dedicados a la Virgen María en las 4 diócesis cubanas.

Año 2000. Distribución de los templos parroquiales dedicados a la Virgen María en las 11 diócesis cubanas.

Tabla comparativa entre los años 1903 y 2000 de los templos parroquiales dedicados a la Virgen, agrupados por cada una de sus advocaciones.

No obstante, la visión sobre dicha impronta sostenida por una parte considerable de los cubanos se reduce a su aporte exclusivamente en el ámbito de la Iglesia, sin conexión alguna con las tradiciones y la cultura en general de nuestro pueblo. Para caracterizar esa apreciación compárese la cantidad de excelentes estudios publicados por las instituciones estatales en las últimas décadas sobre la influencia de las religiones afrocubanas en nuestra cultura, con el número de trabajos de igual procedencia divulgados sobre la huella del catolicismo en el mismo ámbito, y particularmente los relativos a las devociones marianas, área donde la ausencia es casi completa.

Huellas más significativas de las devociones marianas en Cienfuegos (cuatro fotos). Muestra una visión resumida, y panorámica a la vez, de las devociones más influyentes en la cultura de la comarca de Cienfuegos. Adicionalmente se ha enriquecido con algunas imágenes para ilustrar

Blog Logo

Ing. Eloy M. Viera Moreno

Enamorado de la ciudad que lo acogió por más de treinta años. Dedicado cultor de la cienfuegueridad.


Publicado

Image

Cienfuegos de Cuba

Detalles interesantes sobre la Perla del Sur y la actualidad cubana

Regresar a la Página Principal