Article Image
de lectura

APOYE ESTE PROYECTO



Índice

  1. Contexto histórico
  2. Pueblo y chusma, por Gastón Baquero, 1944
  3. Otros temas que pueden interesarte

Regresar al Índice

Contexto histórico

En mayo de 1944 Gastón Baquero fue objeto de violentas y virulentas calumnias por parte de intelectuales comunistas. En pleno apogeo de la Segunda Guerra Mundial, los partidos marxistas habían ganado prestigio internacional con la entrada en la contienda de la Unión Soviética en 1941, después de haber firmado un pacto secreto de no agresión con Hitler en 1939, que les propició invadir confiadamente la mitad oriental de Polonia y las Repúblicas del mar Báltico oriental. En este contexto internacional, y con el apoyo del Presidente Fulgencio Batista, de cuyo gobierno formaban parte, llevaban a cabo una campaña nacional bajo la bandera de la humana solidaridad con los países beligerantes, aunque incluía una abundante propaganda pro soviética, así como el enfrentamiento a toda expresión contraria a su ideología. Para ello disponían, como nunca antes, del apoyo de los medios de comunicación en general. Esa es la génesis del ataque contra el periodista Gastón Baquero Díaz.

Aunque escrito por Baquero bajo notable dosis de enojo, el texto en sí lleva una sorprendente actualidad. Conveniente aclarar usa el sustantivo "chusma" para designar a quienes tienen como "lenguaje natural, el insulto", o la descalificación a ultranza, una de sus versiones criollas más contemporáneas. Aquella gente "que se dice revolucionaria y socialista" y "tiene conquistado el derecho a mandar en el mundo", dado el carácter "mesiánico" de la clase obrera, tantas veces repetido desde la cátedra cubana durante los últimos decenios (aunque últimamente no insistan en el asunto). Por último quienes con sus campañas a través de los medios de comunicación han entronizado en varias generaciones de connacionales "que sólo se es pueblo y se es obrero cuando se es plebeyo, soez", para ahora quejarse de la "pérdida de valores" en nuestro pueblo, siempre como algo ajeno a su accionar político.

Al momento de publicarlo Baquero tenía apenas 26 años de edad, y ya era objeto del ataque por parte de los intelectuales comunistas más destacados, evidencia de la importancia alcanzada cuando solamente llevaba unos meses en el diario "Información". Fue escrito en un solo párrafo, y aunque no es el mejor ejemplo de la pulida prosa de Baquero (no puede serlo dado el contexto), muestra un oficio digno de atención por parte de nuestros jóvenes de la prensa.

Regresar al Índice

Pueblo y chusma, por Gastón Baquero (1944)

Cuando nos vemos insultados por personas cuya obligación natural y cultural consiste en insultar, o sea por personas cuya existencia está irremediablemente inscrita en la zona "chusma" de la especie, no hacemos sino comprobar una vez más la importancia de la jerarquía, y seguir de largo. En este seguir de largo hay, vamos a confesarlo, mucho de malicia. Dejando a esa gente sacar sus garras, mostrarse tal como es, nos damos el grandísimo placer de ver demostraba una de nuestras aseveraciones más pertinaces: la de que se quiere subvenir el orden del mundo, no para mejorarlo, sino para que predominen las fuerzas negativas, las fuerzas demoniacas. Obsérvese en esta clase de gente que se dice revolucionaria y socialista, como en cuanto pueden sacan la oreja real que poseen, y dejan ver claramente el tipo de hombre que según ellos tiene conquistado el derecho a mandar en el mundo. Obsérvese que esa gente tiene un lenguaje natural, el insulto, que es en este lenguaje donde encuentran su única forma viva de expresión. ¿No se comprende que esa materia "chusma" que anda desde siempre arrastrándose por los estratos íntimos del mundo quiere ascender a un sitio que no le pertenece bajo pretexto de representar al pueblo y al obrero? Bajo la bandera justísima de ciertas mejoras sociales, se ha cobijado como hemos dicho toda una zona de la humanidad que sin poseer la condición de obreros, sin ser apenas, pueblo, pretenden hacernos creer que sólo se es pueblo y se es obrero cuando se es plebeyo, soez, chusma y enemigo de la humanidad. Y precisa repetir mucho que una cosa es el pueblo y otra la chusma, que una cosa es el hombre pobre y necesitado y otra la plebe está plebe esta chusma, es precisamente el antipueblo, lo contrario del pueblo, porque es el elemento de negación, de destrucción, de pudrición en la historia. El pueblo es, por encima de todo, lo que crea, lo que confirma, lo que asegura. En este sentido, pueblo es tradición. Y lo es porque la tradición primera es existir, es ser persona, vale decir, es conservar, es crear, es salvar. Mientras que la chusma es aquella parte perdida, flotante, desarraigada, encenegada, de la humanidad, que no acepta buscarse un limpio camino de expresión y redención y sólo puede, en su balbuciente existencia, arremeter contra lo creado, contra lo que se ha levantado en siglos y siglos con el esfuerzo de todos los hombres, con el esfuerzo del pueblo.

Regresar al Índice

Otros temas que pueden interesarte

  1. ¡El comunismo en Cuba!...
  2. El periodismo es una profesión intelectual
  3. ¿Esbirros?
Blog Logo

Ing. Eloy M. Viera Moreno

Enamorado de la ciudad que lo acogió por más de treinta años. Dedicado cultor de la cienfuegueridad.


Publicado

Image

Cienfuegos de Cuba

Detalles interesantes sobre la Perla del Sur y la actualidad cubana

Regresar a la Página Principal