Article Image
de lectura

Recientemente un medio de comunicación "alternativo" de nuestro país, "El Toque", recibió uno de los premios internacionales Online Journalism Awards, en la categoría Explanatory Reporting, Small Newsroom (Informes explicativos, pequeña sala de redacción), en una competición donde participaron diarios de sólida conformación y arraigo, como The Wall Street Journal, The Seattle Times, y The New York Times entre otros. Sin embargo, este comentario no es para enaltecer este lauro, quizás el más reciente de una distinguida lista de galardones recibidos por periodistas y medios "alternativos" cubanos. El objetivo es visibilizar, tanto como permitan mis posibilidades, la existencia de esos medios en nuestra actualidad, distinguir la calidad de la mayoría de ellos, y denunciar la represión de que son objeto sus periodistas por realizar ese trabajo, la mayoría de ellos jóvenes.

En condiciones difíciles tecnológicamente, estos muchachos están trayendo al presente la prensa que disfrutaremos en el promisorio futuro de Cuba, haciendo lo "más grande" (al estilo 500 aniversario de La Habana), con los dispositivos y diseños más actuales. Sin embargo, el mérito mayor de su quehacer es expresar una opinión distinta, fresca y "aterrizada" en comparación con la de los medios oficiales del gobierno. En ocasiones la crítica se hace desde una posición opositora, y en la mayoría, siempre desde el criterio fundamentado. Por eso son reprimidos.

Basta un recorrido rápido por las redes para constatar esa realidad. Detenciones arbitrarias, decomiso de los dispositivos de trabajo (de uso legal en Cuba, tales como cámaras fotográficas y computadoras), borrado de la información, golpizas y amenazas a ellos y hasta a sus familiares.

Los medios son acusados de "servir al Imperio", de difundir las políticas norteamericanas de castigo a Cuba, y otras falacias para omitir lo más importante: sus opiniones son leídas con beneplácito por buena parte de nuestra población, y en todos los casos generan pensamiento propio, incluso cuando el criterio del lector no coincide con las opiniones del medio. Esos jóvenes profesionales son descalificados por "mercenarios", "lamebotas", "contrarrevolucionarios", y otra sarta adicional de improperios.

Cualquiera sea el artilugio legal usado en su contra, el objetivo principal de reprimirlos no es acabar con una actitud criminal, o rehabilitar criminales de mente perversa. Se trata de acallar las voces diferentes por medio de la amenaza y la violencia, ejecutadas por los esbirros de siempre.

El fenómeno no es nuevo, tiene antecedentes en nuestra historia patria, de los cuales hacen meritoria "continuidad" las actuales autoridades. Así mismo fueron reprimidos los jóvenes editores de "La Semana", revista fundada por el entonces joven Sergio Carbó para encauzar las voces contra la tiranía de Gerardo Machado en el Oriente cubano. De igual forma fue castigado Jorge Mañach cuando fundó "Acción", en sus inicios de manera ilegal, para divulgar la participación del movimiento ABC en la lucha contra el sátrapa. De diferente color ideológico, pero igualmente repudiado fue Rubén Martínez Villenas, cuando en 1933 fundó "Mundo Obrero" en Nueva York.

Más cercano en el tiempo, en épocas vividas por algunos de quienes todavía detentan la autoridad en Cuba, fue incautado y suprimido el periódico "Hoy", órgano de los comunistas cubanos y desacreditadas algunas de sus más importantes figuras como Anibal Escalante y Juan Marinello. A diferencia de nuestros tiempos, la arbitrariedad de la decisión, y su enmascaramiento legal causaron una verdadera ola de protestas prácticamente de todos los órganos de prensa, sin distinción de color ideológico.

La idea de estas líneas, es que tomemos conciencia hoy de la veracidad de estos actos represivos, de su ilegalidad, y lo más importante, del carácter de "continuidad" de las políticas más arteras desarrolladas durante nuestra historia patria, contra las que en su día lucharon algunos de quienes todavía conservan el poder. Ellos hoy, han convertido el ara en pedestal.

Desconocer esta situación hoy, no será justificación en el futuro. Esos jóvenes no se le merecen, como no se lo merecieron quienes lo sufrieron antes. Estos jóvenes y su quehacer son parte indispensable de nuestro futuro promisorio. Al menos así me parece a mí. Y tú, ¿qué crees?


También puede interesarte El humor político en Cuba y los esbirros de siempre.

La certera profecía del periodista y pensador de la cubanidad Miguel de Marcos, cuando en 1938 difinió al cubano como Una criatura de tristeza, como adivinando los tiempos que corren.

El uso del epíteto ¿Mercenarios? para descalificar a quienes sustentan una opinión diferente a la gubernamental, ¿es nuevo en nuestra historia patria?

Blog Logo

Ing. Eloy M. Viera Moreno

Enamorado de la ciudad que lo acogió por más de treinta años. Dedicado cultor de la cienfuegueridad.


Publicado

Image

Cienfuegos de Cuba

Detalles interesantes sobre la Perla del Sur y la actualidad cubana

Regresar a la Página Principal